Nuevo perdón migratorio podría unificar familias

A partir del próximo 29 de agosto los residentes legales de Estados Unidos que tengan cónyuge, padres o hijos indocumentados que estén en el país podrán solicitar al Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) que se les otorgue un perdón que les permitirá ajustar su estatus migratorio.

La regla final anunciada por el USCIS extiende el proceso de exención provisional existente, a fin de permitir que ciertas personas que son familiares de ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes legales, y que son estatutariamente elegibles a visas de inmigrante, puedan navegar más fácilmente por el proceso de inmigración, según el comunicado de prensa emitido este viernes.

El proceso de exensión provisional promueve la unidad familiar al reducir el tiempo que las personas elegibles permanecen separados de sus familiares mientras completan el proceso de inmigración en el extranjero, a la vez que se mejora la eficiencia administrativa, agrega el comunicado.

Esta extensión del perdón existía solo para los esposos e hijos de ciudadanos estadounidenses.

El perdón los exonera del castigo de tres a 10 años que se les imponía por vivir ilegalmente en EEUU.

Las leyes de inmigración establecen que una persona que ha vivido ilegalmente en el país entre seis meses y un año recibe un castigo de tres años y, en el caso de una persona que lo ha hecho por más de un año, inmediatamente la penalidad se eleva a 10 años.

Ahora, los familiares inmediatos de los residentes legales, al solicitar este perdón, tendrán que regresar a sus países de origen y -desde allí- retomar el proceso de ajuste de estatus con una cita en el respectivo consulado de EEUU. Sin embargo, ya no serán objeto de ningún tipo de castigo. Según las autoridades de inmigración, así se agilizará el proceso de ajuste migratorio.

Deja tu comentario

También te gustaría