Nicky Jam pasa tremenda vergüenza en “sex shop”

“Fui a un sex shop para preguntarle al dueño si podía usar el estacionamiento trasero. De verdad,  no me di cuenta de que era un sex shop. Simplemente entré y pregunté si podía usarlo. Y adentro había dos chicas que se pusieron a gritar: ‘Oh, ¡Dios mío!’”, recordó el intérprete de “Hasta el amanecer” en una entrevista de Billboard.com.

El cantante dijo sentirse tan incómodo al creer que posiblemente las chicas no creerían que solo entró allí por el estacionamiento que optó por gritarle encargado del estacionamiento su verdadera intención.

“Pensé que no se iban a creer que había entrado solo para pedir que me dejaran usar el aparcamiento. Pensé: ‘estas chicas van a creer que venía a comprar algo para mí’. No es que sea nada malo, pero sí es incómodo. Así que me puse a preguntarle al tipo a gritos: ‘oye, ¿puedo usar el aparcamiento de la parte trasera?’. Después me pidieron que me sacara una foto con ellas y entonces empezó a llegar más gente… Fue muy incómodo”, agregó.

Deja tu comentario

También te gustaría