Netflix asume riesgos y apuesta a la TV en vivo! #ElVacilondeLaGatita

El estudio es la sede del nuevo programa de entrevistas de Netflix que desde el miércoles último empezó a verse por streaming en 190 países.

Los programas de entrevistas en las cadenas televisivas tienen censores, interrupciones para avisos y ratings. Los shows de entrevistas en el cable básico pueden tener conversaciones más subidas de tono, pero aún así tienen que interrumpir para pasar avisos (y manejarse con anunciantes nerviosos). Incluso los shows del cable pago, como el de John Oliver en HBO, tienen formatos relativamente tradicionales -un tipo detrás de un escritorio- y existen dentro de una burocracia corporativa a la antigua.

Pero un programa de entrevistas en un servicio de streaming, especialmente uno que se enorgullece de dar a los talentosos libertad creativa virtualmente ilimitada, que busca cambiar los hábitos de todo el mundo y tiene un presupuesto de US$ 6000 millones para hacer esto, puede ser lo que sus presentadores quieran.

En Netflix no hay avisos, no hay ratings (la compañía nunca reveló cuánta gente ve sus shows, para gran enojo de su competencia) y no hay indicaciones de la red, al menos nada de lo que Handler se acuerde. La compañía “es asombrosa”, asegura la comediante.

La actitud de dejar hacer a los talentosos de Netflix ha resultado en algunos programas que abrieron rumbos, como las series House of Cards y Orange is the New Black (así como unos pocos fracasos, como la reciente Fuller House).

Deja tu comentario

También te gustaría