Frío y caliente ¡en la cama! Nuevas técnicas…

n-la-cama.jpg

En la búsqueda de convertirte en una mejor amante, seguramente ya has aprendido que combinar cosas es una excelente técnica. Posiciones, ingredientes, disfraces y zonas erógenas son buenas alternativas para tener una excelente noche apasionada pero, ¿por qué no experimentar con la temperatura?
Si quieres intentarlo, verás que estas sensaciones servirán muchísimo para incrementar la excitación y sensibilidad así que pueden intentarlo y ver qué tanto les gusta.

¿Por qué funciona? Presionar un poco de calor a las zonas de su cuerpo, hará que su piel se vuelva más sensible. Aplicar temperaturas altas incrementará la suya causando que su sangre fluya más rápido que, a su vez, hará que su piel sea más fácil de estimular.

Soplar un poco de aire cálido en su torso, cuello o cerca de sus orejas hará que la temperatura cambie drásticamente. Si quiere intentar algo más drástico, te recomendamos ir por un poco de agua caliente, tomar unos tragos jugando con ella para calentar tu boca y darle el mejor sexo oral de su vida. También puedes jugar con él manualmente si pones en tus manos un poco de lubricante y lo calientas tantito.
Domínalo

A los hombres les encantan las chicas que toman las riendas en la cama pues transmite deseo y lujuria. Es bueno, de vez en cuando, dejar que tu animal interno salga y controle la situación.
Primero que nada debes demostrarle quién es la jefa en ese momento. Sé un poco agresiva, ponte siempre arriba y no lo dejes dominarte en ningún momento. No le tengas miedo a usar un poco de fuerza pero sin lastimarlo mucho o podrían arruinar el momento. Recuerda que la piel de los hombres es más fuerte así que pueden tolerar más presión. Esto también aplica con sus genitales pues, a pesar de que son sensibles, puedes ser firme con ellos para dejarte de llevar y volverte una fiera en la cama.
Una vez que hayas sido lo suficientemente agresiva, es hora de subir otro nivel y atarlo a la cama, vendar sus ojos y dejarte llevar.
También te recomendamos comprar uno que otro juguete sexual como un látigo o disfraces. Esto ya depende de ti y lo mucho que quieras gastar.
Enfríalo


¿Por qué funciona? Es una ironía pero, enfriarlo realmente lo calienta. Los nervios responden fácilmente al cambio más ligero de temperatura. Estimular al cuerpo con algo frío activará una cadena de reacciones y le darán mucha energía a tu galán.
Tu mejor juguete sexual para este tipo de técnicas es el hielo. Puedes poner uno en tu boca antes de darle sexo oral o simplemente vendar los ojos de tu chico y pasar el hielo por las zonas erógenas. Lo verás sentir cosas súper extrañas y se excitará muy rápido. También es un gran método para dar energía así que, si están en la acción y tu chico necesita más tiempo, ponle algo frío en la espalda para distraerlo un poco y prolongar su pasión.
Electrifícalo

A los hombres les encanta el sexo fuerte y rápido pero también saben disfrutar de las caricias electrificantes y seductoras. El tacto suave lo hará anticipar con gran medida lo que pasará después

Tárdate lo más que puedas con tus técnicas manuales y orales. Es más, prueba su paciencia y alterna tus movimientos rápidos con unos lentos. Lo desesperará pero eso mismo lo excitará como no tienes idea.
También te recomendamos prestarle un poco más de atención a sus pies pues sorprendentemente también son una zona erógena con muchos nervios que comúnmente evitamos. Acarícialos, utiliza un poco de tu lengua e incluso aprovecha unos hielos. Lo verás retorcerse un poco y, si tiene cosquillas, será mejor que te enfoques en otra parte de su cuerpo.

Escrito por edwin

Deja tu comentario

También te gustaría